Cine Debate Septiembre: “50 primeras citas” Conclusión y comentarios.

50primerascitasConclusión y comentarios.

En nuestro encuentro de Cine Debate del mes de septiembre, se proyectó la película “Como si fuera la primera vez” (2004, “50 first dates” en inglés). Esta graciosa y a la vez conmevedora historia nos proporciona distintas temáticas para el análisis.

Por un lado, la Resiliencia ante la enfermedad: Lucy (Drew Barrimore), a pesar de su irreversible dolencia, logra sobrevellarla gracias al cariño y al esfuerzo de su familia y afectos.

Por otro lado, podemos interpretar la pérdida de la memoria a corto plazo de la protagonista como una metáfora sobre las relaciones de pareja en particular y las relaciones humanas en general. Ante el miedo al compromiso de Henry (Adam Sandler), encontrar una persona con la enfermedad que padece Lucy parece perfecto para evitar formar una pareja estable. Sin embargo, Henry se enamora de Lucy y debe reconquistarla todos los días para que ella se enamore de él. En la vida real, si queremos formar vínculos resilientes y duraderos con los demás -que permanezcan unidos en el tiempo a pesar de las adversidades- debemos trabajar todos los días para ello, esforzarnos por lograrlo. Y así sentiremos que, más allá de las dificultades, el amor que nos unió con la otra persona se mantiene intacto como si fuera la primera vez.

 

Anuncios
Publicado en Cine Debate | Deja un comentario

Curso de Orientación Vocacional y Ocupacional

En cada clase, se explicarán a modo de síntesis, los conceptos del Programa descripto a continuación.

MÓDULO 1:
1.1 Orientación vocacional como campo compartido e interdisciplinario.
1.2 Concepto de orientación vocacional. Definiciones. Factores que inciden. Función. Finalidad. Objetivos.
1.3 Fundamentación. Referentes teóricos.
1.4 En qué consiste la vocación.
1.5 La orientación vocacional en el pasaje de un ciclo educativo a otro, ante cambios        evolutivos y situaciones particulares por las que atraviesa el consultante.
1.6 Ámbitos de aplicación del proceso de orientación vocacional.
1.7 Dos modalidades de Orientación vocacional.
1.8 Estrategia clínica. Psicología clínica. Psicología individual. Actitud psicológica. Orientación vocacional y psicoterapia.

MÓDULO 2:
2.1 Entrevista en orientación vocacional (Dos objetivos). De los orientadores y el encuadre.
2.2 Rol del entrevistador.
2.3 Diagnóstico. Pronóstico. Conclusiones. Estrategia de trabajo. Consideraciones para encarar o no un proceso de Orientación vocacional. Método clínico – operativo. De las técnicas psicológicas  en Orientación vocacional.
2.4 Consideraciones éticas.
2.5 Entrevistas a menores y mayores de 18 años. Diferencias.

MÓDULO 3:
3.1 Explicación de los criterios para la elaboración del: Diagnóstico, Pronóstico y Conclusiones.
3.2 Siete funciones básicas del yo.
3.3 Identificación en la constitución del sí  mismo, del self.

MÓDULO 4
4.1 Síntesis de algunos criterios,  para encarar o no un proceso de OVO.
4.2 Condiciones para una elección madura y una buena elección de futuro del consultante. Elección ajustada. Mala elección. Ejemplos.
4.3 Identificaciones. Identidad. Características comunes en los adolescentes. Organización de la experiencia. Elección y duelo. Desarrollo de la identidad ocupacional. Identidad ocupacional. Ocupación. Rol.
4.4 La elección de un estudio u ocupación como tarea reparatoria. Modalidad de reparación. Vocación y reparación.
4.5 De las características de personalidad del consultante en una elección y su incidencia en los grados de salud – enfermedad.

MÓDULO 5:
5.1 Transferencia. Contratransferencia.
5.2 De los orientadores. Identidad profesional y omnipotencia.
5.3 Intervenciones del entrevistador. Técnicas de Esclarecimiento.
5.4 Signos de contratransferencia.
5.5 Personalidad e Intervenciones del orientador. Algunas dificultades.
5.6 De las técnicas de Información ocupacional.

MÓDULO 6:
6.1 La vocación, su relación con el goce y el deseo. Lo vocacional. Identidad como representación de una paradoja.
6.2 Implicancia de factores sociales en la subjetividad y su incidencia en lo vocacional, desde un proceso de metamorfosis social.
6.3 La vocación y los potenciales creativos.
6.4 Algunas diferencias y similitudes entre un proceso de OVO, de psicodiagnóstico y de psicoterapia.

MÓDULO 7:
7.1 Modelo de consentimiento informado.
7.2 Pre-adolescente (12 años) o 7° Grado escolar, para el ingreso al Ciclo secundario. a) Informe del maestro/a sobre el/la alumno/a. b) Guía de preguntas a los padres. c) Guía de preguntas al alumno. d) Cuestionario (FOV). e) Técnicas específicas. Individuales y grupales.
7.3 Lista de estudios y ocupaciones, para el alumno de 7° Grado escolar.

MÓDULO 8:
8.1 Adolescente (18 años) o 5° Año escolar, para el ingreso a Nivel terciario o universitario.  a) Guía de preguntas al adolescente. b) Cuestionario (FOV).
8.2 Técnicas específicas. Individuales y grupales. Desarrollo y explicación de varios tests. Implementación y criterios de evaluación para la interpretación. Objetivos. Otros 3 tests que se sugieren pero no se profundizan.
8.3 Otras técnicas auxiliares. Modalidad grupal.
8.4 Modelo de Informe Final en Orientación vocacional y ocupacional.
8.5 De los Informes y Entrevistas de Devolución en la práctica privada e institucional. Modalidad individual y grupal.

MÓDULO 9:
Talleres para alumnos de 7° Grado del Ciclo Primario.
9.1 Fundamentos.
9.2 Temáticas para una charla a los padres.
9.3 Temáticas para una charla a los alumnos.
9.4 Primera entrevista a los padres y al alumno. Ficha personal.
9.5 Talleres de 6 (seis) reuniones con sus temas y consignas. Implementación.

Lo Vocacional en 3° y 4° Año del Ciclo Secundario.
9.6 Fundamentos. Modalidad de trabajo en lo Vocacional Preventivo.

Talleres para alumnos de 5° Año del Ciclo Secundario.
9.7 Fundamentos.
9.8 Temáticas para una charla a los padres.
9.9 Temáticas para una charla a los alumnos.
9.10 Primera entrevista a los padres y al alumno.
9.11 Talleres de 7 (siete) reuniones con sus temas y consignas. Implementación.

Imagen | Publicado el por | Etiquetado | Deja un comentario

Apreciaciones sobre la celebración del Día de la Resiliencia 2015.

Esta galería contiene 4 fotos

Cada persona y cada institución tienen en su haber espiritual fechas que recuerdan momentos trascendentes  que marcan un mojón en la historia de cada uno. Para C.I.R.RO. el 27 de Julio de cada año nos invita a reflexionar sobre la … Seguir leyendo

Galería | Etiquetado | Deja un comentario

Conclusión Cine Debate Agosto

“Stella”

La película escogida en nuestro último encuentro de Cine Debate fue “Stella”: drama francés que narra la historia de una niña de once años que ingresa en un colegio parisino de prestigio. Sus padres regentan un bar de clase trabajadora, y ella crece entre jugadores de cartas, borrachos y prostitutas. Stella Vlaminck no es una buena estudiante, no tiene ni idea de gramática o de literatura francesa, y prácticamente no tiene amigos de su edad, pero sabe cómo jugar al poker, conoce las reglas del billar y sabe como besar con lengua.

Stella es una preadolescente. La adolescencia es principalmente una época de cambios. Es la etapa que marca el proceso de transformación del niño en adulto, es un período de transición que tiene características peculiares. Es una etapa de descubrimiento de la propia identidad (psicológica, sexual, etc….) así como la de autonomía individual. En el aspecto emocional, la llegada de la adolescencia significa la eclosión de la capacidad afectiva para sentir y desarrollar emociones que se identifican o tiene relación con el amor. El adolescente puede hacer uso de su autonomía y comenzar a elegir a sus amigos y a las personas que va a querer.

Esta nueva capacidad de elección, independiente de las figuras paternas, le permite a Stella despegarse de su entorno y seleccionar nuevas amistades. Así es como conoce a Gladys, una nueva compañera de colegio, muy aplicada e inteligente, y con una familia diametralmente opuesto a la de nuestra protagonista. Stella adopta a Gladys como su amiga y su modelo a seguir, y ello le permite acercarse a la lectura y progresar en la escuela.

Si bien su contexto familiar y social no es el mejor ni el más adecuado para una niña de su edad, la conciencia de sus capacidades y la elección de un tutor resiliente permiten a Stella superarse y optar por aprovechar la oportunidad educativa que se le presenta.

Publicado en Cine Debate | Deja un comentario

Comentario sobre el último encuentro de “Viajes con el Arte” del mes de Julio.

“El Renacimiento artístico en Europa, vértice en la Historia del Arte”.

Nuestro último encuentro de Viajes con el Arte nos hizo transitar por uno de los momentos más alto de la Historia del Arte. El Humanismo y el Renacimiento constituyen una fuente de información científica, sensorial, estética tan importante que la mayoría de las personas que acceden a su conocimiento reconocen su importancia para comprender el desarrollo posterior de la cultura.

El Renacimiento abarca todos los ámbitos de la vida europea de fines del siglo XIV y mediados del siglo XV.

Las artes –pintura, escultura, arquitectura, gravado, literatura- de ese movimiento muestran la síntesis y la riqueza de la cultura greco-romana. El helenismo constituye una fusión transmitida por los árabes a Europa Occidental luego de la caída de Constantinopla en el año 1453.

Los “viajeros virtuales” nos adentramos en las temáticas y la simbología de Miguel Ángel Bonarotti, Alberto Durero, Leonardo Da Vinci, entre otros. Como admiradores de la producción de estos maestros, pudimos aportar e intercambiar ideas, mitos y conceptos sobre cada autor y su obra. El ejerció de su apreciación favoreció que cada asistente pudiera experimentar la belleza y la posibilidad de afianzar y demostrar su expertiz.

 

 

Publicado en Viajes con el Arte | Etiquetado | Deja un comentario

Conclusión Cine Debate Julio.

“La Vida secreta de Walter Mitty”

El protagonista del film elegido para nuestro último encuentro de Cine Debate es Walter Mitty, un hombre aparentemente rutinario y simple que trabaja en el departamento de negativos fotográficos de la revista Life. Sus días son monótonos y aburridos, pero gracias a su imaginación se traslada a escenarios ficticios, llenos de acción y heroísmo, alejados de su realidad mundana.

El fallecimiento de su padre cuando él era tan sólo un adolescente, lo obligo a convertirse a temprana edad en el sostén económico y emocional de su familia, debiendo abandonar su proyecto de viajar por destinos increíbles. Su único escape de su contexto de responsabilidades y obligaciones es el poder soñar despierto con una situación distinta de la que vive cotidianamente, llena de fantasía.

Algunas personas cuando están pasando por momentos difíciles o cuando no les gusta la vida que llevan, suelen evadirse de la realidad. Por momentos se abstraen de este mundo que no les agrada para “viajar” a otro diferente, donde no existen las dificultades, las limitaciones y se convierten en seres fantásticos y omnipotentes gracias a su poderosa imaginación.

Así transcurría la vida de Walter, mitad del tiempo en su pesada realidad, y la otra mitad  soñando historias dignas de Ray Bradbury. Hasta que un día todo cambió. Una exigencia del trabajo se transformó en una misión fantástica, donde los otrora cuentos de ciencia ficción se volvieron reales gracias a que Mitty decidió tomar coraje y aventurarse hacia lo desconocido.

Si bien no está mal imaginar, fantasear, soñar, y hacerlo incluso despiertos, resulta mucho más resiliente para nuestro bienestar físico y mental el tratar de salir de mundos de cuentos para afrontar la realidad que nos tocó –por desagradable que sea- e incluso aspirar a transformarla. Obviamente que no siempre ello es posible, o al menos fácilmente o de la manera en que nosotros desearíamos que fuera. Pero nada se pierde con al menos intentarlo. Aunque no logremos nuestra meta, nos sentiremos mejor con nosotros mismos y más fuertes. Y es que eso es en definitiva la Resiliencia: nuestra capacidad interior para emerger –o al menor intentar emerger- de contextos adversos.

Para concluir, los dejamos reflexionando con el lema de la revista Life, consigna de la película: “Ver el mundo, afrontar peligros, traspasar muros, acercarse a los demás, encontrarse a sí mismos y sentir”.

 

Publicado en Cine Debate | Etiquetado | Deja un comentario

¿De qué hablamos, cuándo hablamos de Resiliencia?

El simple hecho de constatar que un cierto número de niños traumatizados resisten a las pruebas que les toca vivir, utilizándolas incluso en ocasiones para hacerse más humanos, no puede explicarse en términos de superhombre o en términos de invulnerabilidad, sino asociando la adquisición de recursos internos afectivos y de recursos de comportamiento durante los años difíciles con la efectiva disposición de recursos externos sociales y culturales.

portada

Análisis del concepto de resiliencia
Hace mucho tiempo que el concepto de resiliencia viene siendo nuevo, pero esta vez, podemos analizarlo. Se trata de un proceso, de un conjunto de fenómenos armonizados en el que el sujeto se cuela en un contexto afectivo, social y cultural. La resiliencia es el arte de navegar en los torrentes. Un trauma ha trastornado al herido y le ha orientado en una dirección en la que le habría gustado no ir. Sin embargo, y dado que ha caído en una corriente que le arrastra y le lleva hacia una cascada de magulladuras, el resiliente ha de hacer un llamamiento a los recursos internos que se hallan impregnados en su memoria, debe pelearse para no dejarse arrastrar por la pendiente natural de los traumas que le impulsan a correr mundo y a ir de golpe en golpe hasta el momento en que una mano tendida le ofrezca un recurso externo, una relación afectiva, una institución social o cultural que le permita salir airoso.
En esta metáfora del arte de navegar en los torrentes, la adquisición de recursos internos ha dado al resiliente la confianza y la alegría que le caracterizan. Estas aptitudes, adquiridas fácilmente en el transcurso de la infancia, le han dado el vínculo afectivo de tipo protector y los comportamientos de seducción que le permiten permanecer al acecho de toda mano tendida. Sin embargo, y dado que hemos aprendido a considerar a los hombres mediante la palabra «devenir», podremos constatar que aquellos que se han visto privados de estas adquisiciones precoces podrán ponerlas en marcha más adelante, aunque más lentamente, con la condición de que el medio, habiendo comprendido cómo se forja un temperamento, disponga en torno a los heridos unas cuantas guías de resiliencia. (Cyrulnik , 2002, p.212)

Hablar de resiliencia en términos de individuo constituye un error fundamental. No se es más o menos resiliente, como si se poseyera un catálogo de cualidades: la inteligencia innata, la resistencia al dolor, o la molécula del humor. La resiliencia es un proceso, un devenir del niño que, a fuerza de actos y de palabras, inscribe su desarrollo en un medio y escribe su historia en una cultura. Por consiguiente, no es tanto el niño el que es resiliente como su evolución y su proceso de vertebración de la propia historia.

Esta es la razón de que todos los que han tenido que superar una gran prueba describan los mismos factores de resiliencia.
En primer lugar, se indica siempre el encuentro con una persona significativa. A veces basta con una, una maestra que con una frase devolvió la esperanza al niño, un monitor deportivo que le hizo comprender que las relaciones humanas podían ser fáciles, un cura que transfiguró el sufrimiento en transcendencia, un jardinero, un comediante, un escritor, cualquiera pudo dar cuerpo al sencillo significado: «Es posible salir airoso». Todo lo que permite la reanudación del vínculo social permite reorganizar la imagen que el herido se hace de sí mismo. La idea de «sentirse mal y ser malo» queda transformada tras el encuentro con un camarada afectivo que logra hacer germinar el deseo de salir airoso.
Dibujar, jugar, hacer reír a los demás, son cosas que permiten despegar la etiqueta que los adultos adhieren con tanta facilidad: «[… ] vivir en una cultura en la que se pueda dar sentido a lo que nos ha ocurrido: organizar la propia historia, comprender y dar», son los más simples medios de defensa, los más necesarios y los más eficaces. Y esto quiere decir que una cultura de consumo, incluso en aquellos momentos en que la distracción resulta agradable, no ofrece factores de resiliencia. Alivia durante algunos minutos, como le ocurre a los espectadores ansiosos, que logran olvidarse de los tranquilizantes en aquellas noches en que ven la televisión. Sin embargo, para dejar de sentirse malo, para llegar a ser esa persona por cuya intermediación llega la felicidad, es preciso participar en la cultura, comprometerse con ella, convertirse en actor y no seguir siendo mero espectador. (Cyrulnik, 2002, p.214)

¿Cómo puede abrirse uno su propio camino en el ovillo de una cultura? ¿Cómo puede uno retomar su desarrollo cuando el camino está cortado? Hoy en día parece que nos acercamos a una bifurcación. Durante las últimas décadas, las victorias de los Derechos del Hombre y nuestra cultura tecnológica nos han hecho creer en la posibilidad de la erradicación del sufrimiento. Ese camino nos permitía esperar que una mejor organización social y unos cuantos buenos productos químicos serían capaces de suprimir nuestros tormentos. El otro camino, más escarpado, nos muestra que el transcurso de la vida nunca carece de pruebas, pero que la elaboración de los conflictos y el trabajo de resiliencia nos permiten retomar el camino, pese a todo.
Estas dos vías nos proponen medios diferentes para afrontar los inevitables infortunios de la existencia.
Será necesario recurrir a todos estos medios de defensa, ya que se prevé que en el siglo XXI las exclusiones se agravarán. Cuando un niño sea expulsado de su domicilio como consecuencia de un trastorno familiar, cuando se le coloque en una institución totalitaria, cuando la violencia de Estado se extienda por todo el planeta, cuando los encargados de asistirle le maltraten, cuando cada sufrimiento proceda de otro sufrimiento, como una catarata, será conveniente actuar sobre todas y cada una de las fases de la catástrofe: habrá un momento político para luchar contra los crímenes de guerra, un momento filosófico para criticar las teorías que preparan esos crímenes, un momento técnico para reparar las heridas y un momento resiliente para retomar el curso de la existencia. (Cyrulnik , 2002, p.214)

 

 

Publicado en Sin categoría | Etiquetado | Deja un comentario